Donostia Lagunkoia - Tabakalera

Unas llamadas muy especiales

Durante el mes de octubre unos misteriosos teléfonos han aparecido en distintos lugares del barrio de Egia. Calles, plazas, comercios, bibliotecas, centros culturales o residencias han sido algunos de los espacios en los que durante unas horas, o días en algunos casos, se han podido encontrar.

Junto a los teléfonos se podía encontrar un mensaje que animaba a descolgar y marcar un número. Al otro lado de la línea, siempre aparecía una persona muy especial. Ahí estaban Conchi, Josu, Iñaki, Pilar, Isabel, Izaskun, Unai y Ana María. Personas que han participado en LKaleak y que a través de sus testimonios han acercado a los problemas que los y las mayores más frágiles tienen en su día a las más de 800 personas que han descolgado el teléfono. Una manera íntima y diferente de dar a conocer LKaleak y los aprendizajes que en este último año hemos extraído.

Los resultados han superado con creces las expectativas de las personas que participamos en el proceso de LKaleak: más de 800 llamadas, 11 horas de testimonios escuchados y cientos de mensajes grabados en el contestador automático por parte de quienes descolgaron el teléfono.

Pero además, esta iniciativa nos ha ayudado a reforzar complicidades y también a generar otras nuevas con personas, colectivos y organizaciones que han sido clave en el éxito de esta acción.

Conchi, Josu, Iñaki, Pilar, Isabel, Izaskun, Unai, Ana María y quienes construimos cada día LKaleak, queremos agradecer a todas las personas que habéis descolgado estos teléfonos que hayáis dedicado algo de tiempo a escuchar nuestros testimonios y regalarnos vuestros mensajes y reflexiones que tanto nos ayudan a seguir avanzando en el reto de hacer de nuestro barrio un lugar para un mejor vivir colectivo. También a Ttan ttakun Irratia por ayudarnos a grabar nuestras voces y convertirlas en un contestador automático cargado de emoción. Y por supuesto, a quienes han querido ayudar a que estos teléfonos hayan llegado a todos los rincones del barrio: Supermercado Oreka, Endika Harategia, Ogi Berri, Farmacia Valencia, Casa de Cultura de Egia. Centro de Salud de Egia, Biblioteca de Creación de Tabakalera (Ubik) y al Centro de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián. Sin la implicación e ilusión de tantas personas, no habría sido posible. Gracias.

Compartir