Pequeños gestos para mejorar la calidad de vida de los mayores más frágiles

LKaleak es un proyecto desarrollado por Donostia Lagunkoia para identificar cómo podemos (re)tejer redes de apoyo a las personas mayores en Egia dentro de la propia comunidad. Redes que nos conecten a vecinos y vecinas y que prevengan el aislamiento, faciliten el cuidado y ayuden a las personas que viven situaciones de vulnerabilidad.

Durante el último año, más de 70 personas del barrio hemos participado, de distintas maneras, en un proceso que nos ha ayudado a extraer una serie de aprendizajes con los que continuar trabajando.

Algunos de estos aprendizajes tienen que ver con pequeñas acciones que pueden generar una importante mejora de la calidad de vida de las personas mayores que viven estas situaciones de vulnerabilidad y que todos y todas podemos poner en práctica en el día a día.

Pequeños gestos que ayudan mucho

La importancia de un saludo. Un gesto tan simple como un saludo, una sonrisa, puede ayudar a una persona mayor a sentirse más cerca de las personas que la rodean, evitando la sensación de aislamiento.

Párate con tu vecino o vecina. Párate dos minutos y pregúntale qué tal está. Una conversación mirándole a los ojos, por breve que sea, puede ayudar a esa persona a sentirse más querida, acompañada y sobre todo, parte de su comunidad.

La necesidad de compartir espacios. Compartir momentos y lugares donde encontrarnos con personas mayores, conocerlas… ¡y divertirnos! genera esa complicidad y confianza necesaria para sentirnos parte del mismo barrio. Las plazas o los comercios son ejemplo de ello.

Valóralas como lo que son. No les valores únicamente por lo que fueron. Son presente y también futuro. En la vejez se acumulan vivencias y conocimientos muy valiosos que estas personas necesitan compartir para sentirse útiles y que, como sociedad, no debemos malgastar.

Tú también puedes facilitarles la vida. Tal vez puedas ayudarles con tareas cotidianas que les cueste llevar a cabo como subirles la compra a casa. Pregúntales cómo puedes ayudarles; seguro que es mucho más fácil de lo que imaginas.

 

Compartir