“L”lagunak. Reflexiones sobre el proyecto Elkar-ekin con Mertxe, David, Iñaki y Mila

Mertxe es educadora en el área de Mediación de Tabakalera, mientras que David, Iñaki y Mila lo son en la Asociación Berriztu.  Ellos y ellas han sido con Blanca y Xenki parte del grupo motor del proyecto Elkar-ekin. Este proyecto impulsado por el departamento de Mediación de Tabakalera, Berriztu y LKaleak ha promovido una experiencia intergeneracional entre personas jóvenes y mayores del barrio de Egia. La “excusa” con la que han trabajado ha sido la de crear una prenda/complemento de ropa que le pudiera gustar a cualquiera, independientemente de su edad. Para ello han hecho varios diseños conjuntos y el resultado ha sido una bolsa personalizada fruto de todas las ideas que se fueron recogiendo. A continuación Mertxe, David, Iñaki y Mila comparten un texto en el que nos cuentan en primera persona cómo han vivido este proyecto. 

_____________________________

– ¿Te gusta el requesón? (Conchi, 88 años)

– ¿El qué? (Jon, 16 años)

Proyecto Elkar-ekin donde jóvenes de entre 16 y 18 años junto a personas del barrio de entre 76 y 88 años realizan un taller relacionado con las prácticas artísticas

Han pasado ya unas semanas desde la última sesión del proyecto Elkar-ekin que desarrollamos el equipo de Mediación de Tabakalera, la asociación Berriztu y LKaleak. Recordamos la experiencia y conectamos con la energía que ha generado este proyecto.

Lo primero que nos viene a la cabeza son pequeños momentos y anécdotas sin ordenar cronológicamente: el abrazo entre un joven de Berriztu y María, el saber estar ante el aburrimiento por parte de algunos menores en las sesiones más teóricas, el vacile de Pilar y una de nosotras a Eric, las miradas que iban surgiendo durante el proceso, los abrazos y besos de despedida, la tensión y el momento de preparación antes de cada sesión, etc.

La conversación que da título a estas líneas recoge la anécdota que sucedió durante la dinámica que dinamizaba Iñaki, en el primer encuentro de ambos grupos. Cada persona tenía un papel con unas preguntas para plantear a las y los participantes que no conocía. Una de esas preguntas era ¿Te gusta el reguetón? Conchi entiende requesón por reguetón y Unai no entiende qué es el requesón. Es un pequeño ejemplo de la realidad en la que estábamos trabajando. Adolescentes y personas entorno a los 80 años diseñando juntas el texto y gráfico para el transfer que iban a plasmar cada una en su mochila.

“Juntxs”, “siempre juntos” (escrito en árabe), “zaintza”, “¿quién cuida a quién?”, “0-99” … son algunos de los textos que acompañaban a las siluetas del abrazo de algunas personas participantes, de dos guerreros de Dragon Ball o la perra de Jon. Todo ello daba forma a lo trabajado durante las seis sesiones de trabajo.

Han sido sesiones en las que ha habido un reconocimiento mutuo, respeto y momentos de magia que a priori no se esperaban. Todo ello, acompañado siempre de infusiones, galletas, Coca-Cola, cacahuetes y música.

Este taller no era más que una propuesta para trabajar las relaciones intergeneracionales en el barrio. El objetivo principal del proyecto tenía que ver con el interés de los tres agentes que participamos en el proyecto -Berriztu (asociación educativa que da servicios en medio abierto), LKaleak – Donostia Lagunkoia  y el área de Mediación de Tabakalera- de crear espacios de relación entre diferentes generaciones en el barrio.

El 4 de abril el grupo-motor nos juntábamos por última vez para valorar la experiencia vivida, una valoración donde se hablaba de aspectos que iban más allá del objetivo marcado al comienzo del proyecto. Entre ellos, destacábamos la confianza con la que habíamos trabajado y el cómo nos había transformado e influenciado el proyecto, que no sólo se limitaba a nuestro rol como educadoras o dinamizadores.

Mertxe, David, Iñaki y Mila

*Los nombres de los jóvenes de Berriztu son ficticios

Compartir