LKaleak Club de lectura senior

“L”Lagunak. Reflexiones con Rubén y Laura, sobre el Cub de lectura sénior

Rubén, entusiasta bibliotecario de la Casa de Cultura de Egia, y Laura, incansable organizadora de los cursos Plus 55, nos hablan de un precioso proyecto que surgió tras una visita de LKaleak a la biblioteca: unas sesiones literarias muy especiales que han generado más espacios de encuentro en la Biblioteca.

_____

Cuando pensamos en leer, y nos referimos al acto en sí de leer, lo primero que nos viene a la cabeza es un sillón, un café, unas gafas de pasta y silencio, mucho silencio. Mmm, es una opción. Sin embargo, existen otras formas de leer. Por ejemplo, se puede leer en grupo. Y no nos referimos a como lo hacen los monjes en el refectorio, donde uno lee y el resto escucha. Se puede leer por turnos y comentar las escenas más trepidantes o las más dramáticas o compartir anécdotas personales relacionadas con el pasaje en cuestión. Todo esto en vivo y en directo, en torno a una mesa, un café (opcional) y en la mejor compañía. Lo que viene siendo un acto social en toda regla. Esta es la reflexión a que dio lugar una cosa tan banal como visitar una biblioteca. Y de la súbita intersección de tres mundos hasta ahora de órbitas paralelas como son LKaleak, +55 y la Biblioteca Egia surgió la chispa que lo cambiaría todo.

Pues bien, es precisamente esta chispa la que han convertido en hermosa y acogedora lumbre las compañeras y compañeros del club de lectura fácil sénior de la biblioteca de Egia. Semana tras semana, equipados con cuidadas ediciones diseñadas para facilitar la lectura, hemos conocido, entre otras, las desventuras del pequeño Oliver Twist, que han conseguido arrancarnos alguna que otra lagrima. O los problemillas de Ulises para retornar a casa, que han aumentado considerablemente nuestros conocimientos de geografía helena y del panteón griego. Pero sobre todo hemos conocido y compartido vivencias y experiencias de los miembros del grupo que nos han hecho reír, asombrarnos y ampliar nuestras mentes y nuestros corazoncitos.

 Y de propina, esas horas que le hemos robado a la tele. ¿Se puede pedir más? Se puede pedir más. Echaros a temblar porque ahora hay un grupo de personas que pueden citar a Dickens, Homero o Shakespeare sin que les dé rubor alguno. ¿Cuántos de nosotros seríamos capaces?

 PD: Este grupo de valientes amenaza con volver a las andadas. Más libros. Más lectores. Más aventuras. En Egia liburutegia. Coming soon.

Rubén y Laura.

Compartir