“L”lagunak. Reflexiones con Begoña Calleja (técnica del Ayto de los hogares del Jubilado de Donostia)

Este post forma parte de una serie de reflexiones realizadas por personas que han participado de distintas maneras en LKaleak.

¿Quién es Begoña Calleja?

Begoña Calleja trabaja como técnica del Servicio Municipal de Apoyo Técnico a Asociaciones de Jubilados/as de Donostia. Es una persona que se entrega al 100% en su trabajo y disfruta cada segundo que pasa con las personas mayores. Es una conectora nata; enseguida hace funcionar sus redes para conectar personas que pueden prestar o necesitar apoyo y también para impulsar su participación en proyectos que promueven su fortalecimiento y el de las asociaciones de las que forman parte.

______________

Desde lo que has observado y participado en LKaleak, ¿qué crees que te ha aportado a ti y también a las personas mayores?

 LKaleak me ha empujado a prestar una mirada más activa a lo que ocurre a mi alrededor tanto a nivel personal como profesional en lo que a las relaciones con las personas mayores se refiere. A través de esa mirada que me lleva a la interacción, reconocer que estas acciones pueden facilitar el día a día de las personas mayores y que, sin quererlo, ello mismo se convierta a su vez en mi propia fuente de bienestar personal.

Imagino el barrio como si fuera nuestro propio cerebro en el que las neuronas que lo componen podrían ser los diferentes agentes y personas que lo consolidan y que como tales, tienen su función y /o valor, pero que sin interconexión entre ellas ese cerebro-barrio no funcionaría correctamente. Se iría aislando hasta incluso llegar a extinguirse. Un barrio conectado crea sinergias, y hace que las personas que lo componen sientan que forman parte del mismo.

Lo que está pasando en Egia con Txokoberri, está generando cambios en el proceso hacia nuevos modelos en los Hogares del Jubilado ¿Crees que LKaleak ha contribuido en esta transformación?

Por supuesto, Txokoberri ha creado su pequeña pero gran comunidad, en la que todas las personas se conocen por su nombre, se saludan y se acogen. Es como ese segundo salón de casa, en el que todos y todas nos sentimos confortables y acompañadas. Ese calor humano que es difícil de describir pero tan rico de sentir. Ese entorno que facilita las relaciones humanas.

A través de LKaleak esta nueva forma de asociacionismo se ha reforzado con el incremento de la participación de personas mayores que desconocían este lugar y su forma de disfrutarlo.

LKaleak ha acercado a los diferentes agentes del barrio de Egia, las demandas de las personas mayores, ha acompañado a través de sus dinámicas abiertas y participativas a quienes hemos participado, y ha conseguido que nos mostremos y seamos aún más conscientes de lo importante y la riqueza que tiene la historia de vida de las personas y, en concreto, cuanto más mayores más riqueza. Y sobre todo a parar, pensar y observar, que las pequeñas actitudes (una sonrisa, un saludo, un par de frases en el tramo de la escalera…) significan mucho para las personas mayores del barrio y que parece que es algo que en este mundo veloz en el que vivimos se nos ha olvidado.

Compartir