Irene Sotelo nos presenta el taller “Cuento Conmigo”

Irene Sotelo es la dinamizadora del taller “Cuento Conmigo” impulsado por LKaleak. Irene es Pedagoga y Cuentacuentos. Coordina el área de familias de la Asociación Juneren Hegoak y dinamiza grupos de niños para fomentar el gusto por la lectura en la Biblioteca de Rentería. Dice alimentarse de historias que cuentan desde los más pequeños hasta los más mayores y, entre otras muchas cosas, se disfruta dedicándose a recuperar lo que está a punto de perderse. Este es el balance que Irene hace del taller “Cuento Conmigo”.

______

El proyecto “Cuento conmigo” comienza su rodaje en febrero de este año con el

objetivo de recuperar lo que está en vías de extinción: la tradición oral, el contar cuentos, historias.

Y quiénes mejor que las personas mayores de Txokoberri, guardianes de esos tesoros, para formar parte de este ejercicio de recuperación. El proyecto recibe el nombre de “cuento conmigo” porque para contar contigo antes tengo que contar conmigo, tenerme en cuenta, cuidarme, valorarme para luego ofrecerme en toda mi singularidad y con toda mi verdad. Es a través de escuchar y contar como nos conocemos, nos reconocemos y crecemos.

Ya llevamos recorridas 20 sesiones con 30 horas de encuentro con este grupo estable de 7 /8 personas 4 hombres y 4 mujeres con una media de 80 años.

Los temas puestos encima de la mesa como inicio de cada una de las sesiones han sido diversos: historias de superación, lugar de origen, familia, amores, disfrute, juegos infantiles, animales…

Durante estos 6 meses han surgido de las profundidades historias de huidas y escapadas a cuevas de los Pirineos oscenses en plena Guerra Civil, historias de servidumbre, de fiestas del pueblo, de bailes prohibidos, de jotas de agradecimiento, de animales amigos…

Hay también historias de pueblos hoy en día abandonados que emergen del olvido al serlos nombrados, de escuelas donde cada alumno lleva su leño para calentarse en la estufa, de navajas que sirven para fabricar albarcas y demás, de gorriones que entran en casa a desayunar, de pan recién cocido que duraba 8 días, de gatos que tocan el piano…

Pedro recordó el cuento tradicional “ La flor de regalá”, que dulcemente le contaba su madre, a la que a su vez se lo contaba su madre… Consuelo un día nos recitó “ La gallarda”, un romance que su abuela le contaba cuando era bien pequeña.

Antonio nos contó muchas historias de su Sercué natal, viviendo en la montaña y jugando a acorralar a un zorro, o bien balanceándose en una encina que se suspendía en un precipicio… Julia se emocionó mucho contando el cuento de “La mitad de la manta” en la que un hombre echa a su anciano padre de casa y le pide a su hijo pequeño que le dé una manta, a lo que éste le dice que le va a dar la mitad de la manta para que él cuando crezca le haga lo mismo que esta haciéndole a su padre.

También recordó el cuento de “La cigüeña y la zorra” y de cómo en la cocina de su casa había un dibujo representando estos dos animales. Rosa nos contó muchas anécdotas de la etapa en la que servía en una casa de ricos. Y Adela nos habló de su infancia, con su abuela consentidora que le abría la fresquera para que comiera aquello que quisiera.

Antton, nos regaló recuerdos de su infancia en fiestas de Rentería, de cómo la familia se reunía después de cenar en la terraza del bar Maite a ver los fuegos artificiales, y de lo que le emocionaba, cuando estaba fuera ,escuchar “El centenario”(himno de las fiestas de allí).

En estos encuentro de “Cuento conmigo” también hemos cantado, porque el que canta cuenta. Un día Pedro nos trajo unas hojas dobladas cuya portada mostraba un grupo de

gente mayor cantando en Benidorm, y nos dijo que se trataba de un cancionero que tenía su mujer, ya fallecida, y que lo guardaba como si fuera su mayor tesoro. El viernes siguiente fotocopiamos el cancionero y allí nos dispusimos a cantar desde Mariachis a boleros, porque como dice el dicho: “ El que canta su mal espanta”.

Descubrimos que las canciones nos unen, y nos reúnen, y cantamos todos al mismo son, disfrutando de la maravilla de cantar y de lo estrechamente vinculadas que están las canciones con lo afectivo.

Con estos encuentros volvemos a dar vida a los cuentos, que como pueblos despoblados volvemos a habitar nombrándolos, celebrándolos. En “ Cuento conmigo”, vamos tejiendo historias, recordando pasajes y paisajes que dan sentido a lo que somos, encontrándonos a nosotros mismos y encontrando al otro, estableciendo vínculos de comunicación que hacen que valoremos lo importante y en definitiva, lo que nos conecta.

Gracias, Txokoberri, por abrirme las puertas y acogerme tan generosamente. Con mucho deseo de continuidad ,de seguir construyendo entre todos este proyecto y de disfrutar en el camino de este viaje que ya hemos iniciado.

Desde Rentería a Sercué
Desde Ollares a Buimanco
Tudela y Tolosa no faltan,
Baños de Ebro, Mañueta.

Los lugares escogidos para nacer esta tropa
de gente afable y amable
de personas llenas de historias.

Risas y llantos en el plato
hemos degustado en la mesa
y alguna que otra sorpresa
que ha endulzado el momento

Y… ¿sabéis una cosa?
Me he dado cuenta
al escucharos
viendo vuestros ojos brillantes,
que erais jóvenes, infantes
compartiendo vuestra vida
llenas de trozos de tela
de navajas bien punzantes
de gorriones, zorros, perdices
y de canarios cantantes

Entonando las canciones
hemos sido una sola voz
que disfruta y baila al son
de estos cantos elegantes.

¡Gracias ANTONIO!, gracias JULIA!
Mila esker ROSA!
ANTTON, PEDRO, CONSUELO
¡Miles de gracias, ADELA!
Cada uno y una con vuestra presencia
habéis alegrado el lugar
¡Gracias por cada historia que habéis venido a regalar!

 

Compartir