Focus, prácticas artísticas que transforman el espacio y las dinámicas relacionales

Focus es un proyecto participativo y plural que tiene como objetivo influir en el espacio y las dinámicas de la renovada sede de la Asociación de Jubilados y Pensionistas Egiatarra a través del arte.

La reciente rehabilitación de la sede de Egiatarra ha abierto la oportunidad de analizar, reflexionar e imaginar cómo convertir este espacio en un nuevo hogar para las personas que conviven en él.

Esta búsqueda de convertir el espacio en hogar es lo que inspiró el nombre del proyecto: Focus, que en latín se refiere al “hogar” como espacio en el que se prepara el fuego. Y es que una casa sin calor, no es un hogar. Y este proyecto va justamente de eso: de crear calor. Calor humano.

Para ello, son las personas que utilizan Egiatarra las protagonistas de un proceso de diseño de dinámicas que están ayudando a entender el lugar en sí y contextualizarlo en su comunidad, generando espacios de escucha e intervención.

Los primeros meses del proyecto se centraron en consolidar un grupo de artistas que participasen en un proyecto compartido tan emocionante y ambicioso como este. Así, Maite, Iñaki, Conchi, Puri, Ascen, Feli, Paula, Pilar, Asunción, Trini y Maria Pilar comenzaron a reunirse cada martes para, a través de diferentes prácticas artísticas, romper barreras y conocerse un poco más. En estas sesiones descubrieron el collage e incluso se llevó a cabo un ejercicio de introspección inspirado en el juego “Yo nunca he…”. Fue muy interesante descubrir las cuentas pendientes de cada miembro del grupo, hasta el punto de que se dedicó una sesión a sacar algunas de esas espinas clavadas.

A partir de enero el proyecto dio un paso al frente y comenzaron las intervenciones en Egiatarra.

Para ello, con ayuda de unos manteles de papel, rotuladores y la complicidad de Begoña, la mujer del bar, nuestras artistas llenaron las mesas de “espacios en blanco” para que cada socio y socia pudiera imaginar alguna mejora en Egiatarra.

Sorprendentemente, una de las peticiones que más se repitió fue la de un bingo. Este fue el punto de partida para crear una dinámica que basada en el bingo ayudase a crear comunicad y tejer redes. Así, cada vez que se cantaba “línea” también debía compartirse información personal, para que todos y todas se conociesen un poco más.

Naiara Palacios es la persona que está liderando este proyecto y estas son algunas de sus reflexiones:

“El arte o las prácticas artísticas son la herramienta perfecta para trabajar proyectos de estas características. A través del arte entrenamos la mirada hacia lo que no conocemos, lo que no controlamos, lo que nos saca de nuestra zona de confort e incluso lo que nos molesta. Salir de la comodidad y ver con ilusión las posibles mejoras que podría tener el lugar que espacialmente ocupamos es uno de los objetivos que tiene este proyecto.

Es muy bonito ver cómo las relaciones entre las “Gudari Girls”, que es como se ha autodenominado nuestro particular grupo de artistas, son cada día más estrechas”.

Continuación, podéis ver algunos resultados de las intervenciones de las Gudari Girls.

 

 

 

 

Compartir