Encuentro para la creación de un sueño colectivo, maquetas y objetivos.

La vulnerabilidad es el lugar donde nace la innovación, la creatividad y el cambio” es una de las frases de la socióloga estadounidense Brené Brown y es un buen principio para empezar a contaros la sesión que tuvimos en sábado pasado en Lkaleak.

El 19 de mayo convocamos a una segunda sesión abierta a vecinos y vecinas de Egia, agentes del barrio y personas mayores a compartir sus sueños sobre esa comunidad en la que las personas mayores están incluidas, valoradas y se dan relaciones de cuidado mutuo en la vecindad.

Para ello realizamos un círculo de sueños, en un entorno de seguridad y confianza, en el que invitamos a las personas participantes a compartir sus necesidades, anhelos, valores (individuales y colectivos) sobre esa comunidad deseada. Compartimos en el círculo grande de participantes lo que realmente era importante para cada persona, de manera auténtica, para lo que se necesita valor y mostrarse vulnerable. Participaron 25 personas que compartieron hasta ¡70 sueños! Posteriormente trajimos ese sueño colectivo al presente, hablando como si esa comunidad ya existiera, generando así más energía y motivación. Algunos de estos sueños fueron:

“ En esta comunidad …

hay espacios (físicos y momentos) para hablar, escuchar …”

… hay confianza para poder ayudar y para poder recibir”

… hay respeto cordial entre jóvenes y mayores”

podemos transmitir nuestras vivencias para sentirnos útiles

nos conocemos por el nombre y nos llamamos”

… celebro fiestas con mis vecinos y vecinas”

se vive y convive mirando a las personas, quitando las etiquetas políticas, religiosas y mirándonos desde el amor”

se reconoce la propia vulnerabilidad

Una vez expresados los sueños, 3 participantes: Jokin, Pilar e Iñaki, se animaron a viajar al futuro a ver esa comunidad soñada por todos y todas, a sentirla y vivirla, para poder relatar al grupo todo lo que allí pasaba. ¡Y volvieron para representarnos improvisadamente las historias divertidas y emotivas que se imaginaron!

Después nos dividimos en dos grupos, uno, se puso a hacer un prototipo de esa comunidad con las manos, de manera creativa, juntando diferentes materiales para representar esa comunidad soñada entre los y las asistentes. Se crearon dos maquetas en las que se reflejaron las cosas importantes que tenía que tener esa comunidad (conexión, unión, juego, cuidado, afecto, diversión…).

En el segundo grupo, paralelamente, se trabajó en el plano racional, para comenzar a planificar cuáles deberían ser los primeros objetivos que se tenía que marcar la comunidad en los próximos 6 meses para empezar a poner las bases para dirigirnos hacia ese sueño compartido. Dos de los objetivos prioritarios fueron: la creación de espacios comunes para juntarse en el vecindario y otro, que era un objetivo más individual como la implicación de cada persona con su actitud hacia las demás personas del barrio, empezando por poner en práctica aquello que queremos ver en la comunidad.

La metodología principal sobre la que nos hemos basado para la realización de las distintas dinámicas de grupo es Dragon Dreaming.

Compartir