Encuentro entre mujeres de Egia: Homenaje a Dandai

El pasado 7 de mayo celebramos en la sala Ruiz Balerdi de Tabakalera  un encuentro entre mujeres de diferentes generaciones para realizar un homenaje a la Asociación de Mujeres Dandai con motivo de su cierre. En este encuentro además de las mujeres de Dandai, participaron otros grupos feministas del barrio de Egia y de Donostia como Egiako Neska Gazteak, Sorginak, Egia Bizirik, Ongietorri Eskolara, Archiveras del Humo o Amher Sos Racismo. Mujeres de distintas generaciones, con recorridos y trayectorias vitales diversas pero que comparten implicación y activismo feminista. Este encuentro fue dinamizado por Ana Txurruka de la Casa de las Mujeres, que ha querido compartir con nosotras y nosotros una reflexión sobre lo ocurrido.

_____

El pasado 7 de mayo, un martes por la tarde, nos reunimos en Tabakalera diferentes mujeres, principalmente, de Egia. Acudimos unas 60 mujeres, de diferentes edades, de distinta procedencia, de distinta personalidad…

Cada vez que creamos un espacio de encuentro de este tipo, salgo contenta. Cuando estamos entre mujeres, surgen sinergias especiales. Quienes habéis participado en experiencias similares sabéis de que hablo.

Son lugares en los que encontramos confianza, protección y seguridad. En ellos, no tenemos limitaciones, ni vergüenza, ni restricciones. Somos libres para decir y sentir lo que queremos y necesitamos.

Es imprescindible detenerse de vez en cuando, respirar y compartir con otras mujeres. Eso mejora nuestra vida y, en definitiva, ese es el objetivo, ¿no? Vivir mejor y más felices.

Los feminismos nos insisten en que hay que poner la vida en el centro, que las mujeres sostenemos la vida y que, sin esta labor, todo se iría a pique… Pues un buen modo de poner la vida en el centro es juntarnos y crear espacios donde poder respirar.

En la vida diaria, cada una tiene su experiencia, pero todas vivimos la discriminación y la injusticia (las mujeres inmigrantes, el racismo; las mujeres mayores, la invisibilidad; las mujeres jóvenes, las agresiones sexuales en los espacios festivos, y, por desgracia, un largo etc.). Todos los días hacemos frente a miles de violencias, cada una con sus herramientas, pero, cuando las mujeres nos unimos y respetamos nuestras diferencias, somos realmente fuertes y sabemos utilizar muchísimos recursos para plantar cara a cualquier tipo de agresión.

Sigamos, pues, promoviendo, creando e impulsando este tipo de encuentros… para que podamos juntarnos, escucharnos y apoyarnos unas a otras.

Ana Txurruka

Compartir