Ubik

En Ubik, biblioteca de creación de Tabakalera, toda la ciudadanía tiene su sitio

Arantza Mariskal es directora de la Biblioteca de Creación Ubik, una  mujer siempre abierta a recibir todo tipo de aportaciones que puedan contribuir positivamente en la transformación y mejora de una biblioteca que no quiere parar de adaptarse a las demandas y necesidades de la ciudadanía. Un espacio de singular carácter, con un equipo que cuida y protege los valores que permiten el encuentro y la creación de las/os vecinas/os.

______

Para medir el valor de una ciudad, se debe utilizar como instrumento de medida la calidad de vida de su ciudadanía. El trabajo digno debe aportar unas condiciones de vida dignas, poner en valor la educación debería  traer una sociedad más sabia, disponer de servicios públicos universales mejorará la calidad de vida de las personas… y, todo ello, nos hará más humanos como grupo social. Para poder plasmar todo ello, es imprescindible que funcione un acuerdo explícito entre las dos partes: esas dos partes son, por un lado, los movimientos y grupos sociales, y, por otro, la administración pública.

En el convencimiento de que así debe ser y asumiéndolo como tal, cobra total sentido, y es casi una necesidad, que la iniciativa LKaleak y la Pantalla Experimental estén interrelacionadas; es decir, que interactúen cotidianamente las personas que viven en el barrio de Egia, las asociaciones participantes, en las relaciones sociales y con los instrumentos de los que dispone la administración.   

La biblioteca Ubik tiene algo que hacer y que decir, al coincidir con el proyecto impulsado por LKaleak de promover las relaciones humanas.  La biblioteca tiene insertas, en su propia naturaleza, unas características definidas. Entre ellas, mencionaría dos: Ubik debe ser un tercer espacio y un lugar de encuentro, así como un instrumento para trasmitir e impulsar la relación y el conocimiento intergeneracional.

Desde el momento en que la biblioteca Ubik es un servicio público, constituye un espacio y un servicio para todas las personas.  Por tanto, en ella, todas las personas tienen que tener cabida. Todas las personas deben tener la posibilidad de estar en la biblioteca,  de relacionarse con las demás, de aprender  solas o en grupo, de enseñar, de crear y de pasárselo bien allí.  Porque todas las personas tenemos algo que aprender y algo que enseñar y, para que así sea, la biblioteca debe realizar sus propios esfuerzos. 

Tenemos que entender Ubik como un tercer espacio, es decir, la biblioteca debe ser un espacio que la ciudadanía haga suyo, además del hogar y del centro de trabajo, porque en él  encontrará experiencias que le hará disfrutar. 

Por eso, todas las personas tienen la posibilidad de utilizar los contenidos y los instrumentos de la biblioteca. Si no sabemos cómo utilizarlos,  sólo hay que preguntar, y se pondrán los medios para aprender. Ubik también propone una vía para que las personas puedan crear grupos y hacer cosas juntas, para hablar o ver películas, leer libros, utilizar juegos de mesa…

Así hemos puesto en marcha la biblioteca Ubik. Pero no se va a quedar solamente en eso. Gracias a iniciativas como LKaleak, nuestro cometido también es conocer y oír a las personas y a los grupos. Trabajando por esa senda, de cara al futuro, en Ubik podremos colaborar con otras iniciativas de las personas de edad de Egia.

Gracias a la iniciativa LKaleak, tendremos noticia de las personas de más edad de Egia, además de conocer sus demandas  y necesidades, y algo que es muy importante: hemos recogido pistas para tener en el futuro un barrio agradable y más reflexivo. 

En adelante, a todas y todos nos compete seguir dialogando y, en la medida de lo posible, poner en marcha iniciativas. Las puertas de Ubik están abiertas,  venid y seguiremos caminando por la senda que hemos iniciado.

Arantza Mariskal.

Compartir