El comercio de Egia, un escenario comunitario

El comercio de Egia, un escenario comunitario

Hace algún tiempo os hablamos de OnDoKo. Un proyecto que trabaja las relaciones de confianza en el barrio de Egia a través del teatro y danza comunitaria y al que se han sumado muchas personas de todas las edades pero, sobre todo, mayores. Este maravilloso grupo no deja de sorprendernos y una de sus últimas propuestas ha sido involucrar al comercio del barrio para que pudiesen convertir sus locales en improvisados escenarios en los que dar visibilidad a algunas de las temáticas relacionadas con el envejecimiento del barrio que han trabajado en el grupo.

El motivo de querer llevar sus actuaciones a los comercios es que éstos espacios son nodos que conectan a personas diversas del barrio y hacen una función social fundamental para fortalecer las relaciones entre vecinos y vecinas. Son espacios de encuentro y de tertulia, pero también catalizadores de apoyo y favores. Lugares que tienen un gran impacto en las personas mayores (y no tan mayores) que agradecen un trato directo y familiar con las personas que los atienden y visitan.

Su propuesta tuvo una gran acogida y así, los días 9 y 10 de mayo varios comercios y farmacias del barrio se convirtieron en acogedores teatros en los que se desarrollaron pequeñas intervenciones coprotagonizadas por personas mayores del barrio y profesionales de los propios comercios. El teatro y la danza han resultado ser herramientas artísticas capaces de tejer vínculos entre personas.

Los espacios en los que se llevaron a cabo estas interpretaciones fueron las farmacias Mendiaraz y Valencia, la mercería Kontxi, la peluquería Muñoa, Calzados González y Drunkat y aquí os dejamos una “sinopsis” de lo acontecido en cada “escenario”:

Calzados González. El escaparate de este comercio de la calle Egia se convirtió en un salón de casa. En él estaba Carmen (82 años) quien lanzaba mensajes a quienes pasaban junto a su “salón” del tipo: “Hola! Soy la vecina de al lado, ¿te importa ser hoy mis zapatos? ¿Me traes la compra de la carnicería de enfrente por favor? ¡Muchas Gracias!” o “¿Quieres un café? ¡Entra, te invito!”. Esto provocó la interacción con el público que no dudó en recoger el guante que Carmen les lanzó.

Farmacias Mendiaraz y Valencia. Durante unas horas se presentaron en estas farmacias un nuevo medicamento: ¡¡EGIA!! Este medicamento ofrece “Alivio rápido y eficaz contra la invisibilidad en el barrio” y sus recomendaciones muy claras: “tomar en ayunas un comprimido de confianza, que le ayudará a ver que siempre hay alguien dispuesto a echar un cable”.

Mercería Kontxi. Esta mercería es un comercio familiar en el que tres generaciones han participado en el negocio. Aquí, madre e hija nos hablaron con mucho cariño sobre cómo han recorrido ese camino juntas. Fue maravilloso escucharles.

Drunkat. En esta tienda de música se llevó a cavo un espectáculo interactivo en el que el público participaba de las propuestas de Iñaki, un músico de toda la vida del barrio que se despertaba después de estar muuuuuchos años dormido.

Muñoa. En la peluquería Muñoa, dos mujeres pedían al peluquero Pierre que les hiciera “¡Un despeinado completo!” porque querían cambiar de perspectiva y “cambiarse de cabeza, para tener así una mirada más abierta y sin prejuicios en el barrio”.

En el siguiente vídeo podréis ver un pequeño resumen de estas experiencias. Muchas gracias todas las personas que participaron y a los y las comerciantes por haber acogido con tanto cariño esta iniciativa. Y, por supuesto, muchas gracias por los buenos momentos compartidos y por seguir construyendo comunidad en el barrio.

El comercio de Egia, un escenario comunitario

Compartir